taberna y media madrid

01 Dic TABERNA & MEDIA: placer ‘foodie’ para compartir

Taberna y Media era uno de esos sitios a los que tenía ganas de hincarle el diente y, tras una primera y muy satisfactoria visita, te puedo asegurar que repetiré siempre que pueda.

El local se encuentra en el barrio de Ibiza, junto al El Retiro, en la “escondida” calle Lope de Rueda (digo esto porque es una paralela a Menéndez Pelayo donde hay un gran actividad gastronómica gracias a Arzábal, Sanchís, Sa Brisa, Martín, Lambuzo, Levél,… )

taberna y media madrid

En esa misma calle hay varios restaurantes de toda la vida, de esos que nunca te fallan, como La Montería o El Capricho.

Lo primero que ves al entrar es una maravillosa barra en la que poder gozar de pie de unas tapas y raciones. Al fondo, encontrarás el restaurante dividido en dos espacios acogedores e informales, y con una decoración en la que destaca el ladrillo visto.

taberna y media madrid

taberna y media madrid

Nada más sentarnos, nos ofrecieron un rico aperitivo consistente en queso de cabra con reducción de Pedro Ximénez y, enseguida, llegó el plato de Fabio. Esta rapidez con las comandas de los peques es algo que agradezco infinitamente cuando salgo a comer con mis hijos.

Unas croquetas de jamón ibérico (que además tuvieron el detalle especial de acompañarlas con unas patatas fritas) con un sabor delicioso y una textura suave.

taberna y media madrid

taberna y media madrid

taberna y media madrid

Después llegaron nuestros entrantes. Unos soberbios torreznos crujientes (no hay más que echarle un vistazo a la foto para empezar a salivar) que son famosos ya en todo Madrid y unos descomunales boletus a la parrilla con foie y yema de huevo de corral.

A esto le llamo yo poner alto el listón.

taberna y media madrid

taberna y media madrid

Después pasamos a los platos principales. Dos de ellos eran de matrícula de honor: el risotto de albahaca con almendras tostas y carabinero (si te suena bien, aún sabe mejor) y un ravioli de rabo de vaca con cremoso de papa morada y anís (para sacar en hombros al cocinero). Mientras que los chipirones a la parrilla con pisto de zamburiñas estaban bien pero sin más.

taberna y media madrid

taberna y media madrid

taberna y media madrid

Llegaba el momento de pedir el postre y, como yo no soy muy goloso, le dejé pedir a Fabio que lo tenía muy claro: cremoso de chocolate crujiente con helado de guiandula. Lo que viene a ser tres texturas de chocolate (el helado, el crujiente y una mousse) que estaban de vicio.

taberna y media madrid

Terminaba la comida y yo me había enamorado de Taberna y Media. Porque cuando disfrutas tanto en la mesa no tienes en cuenta algún pequeño fallo que pueda haber en el servicio (digo pequeño porque no fue gran cosa, simplemente estaban un poco despistados o sobrepasados, no lo sé. Pero es verdad que fueron muy atentos y amables)

Bon Appétit!

No Comments

Post A Comment