Sasha Boom

27 Abr Sasha Boom

Con una cocina claramente influenciada por la gastronomía asiática, peruana y mediterránea, Sasha Boom abrió sus puertas junto a la bulliciosa calle Ponzano en el lugar que antes ocupaba Lakasa. Un local amplio y lleno de luz en un espacio tranquilo para el día que se adapta perfectamente al ritmo de la noche.

 

 

El hermano pequeño de Pink Monkey también apuesta por una carta original que juega muy bien con el sabor y con el color. Con platos muy destacables, como el de los mejillones nam jim con leche de tigre.

 

 

Otros que resultan más conservadores y necesitarían un poco de fuerza, como la ensalada Thai.

 

 

O el caso del carpaccio de magret de pato, al que le falta un poco de sabor a pesar de que el toque cítrico del pomelo ayuda a mejorar el resultado.

 

 

Entre los puntos fuertes de la carta se encuentra el nem tom de cerdo y gamba con su masa crujiente y ligera.

 

 

Al igual que el bao de panceta con salsa hoisin, que siempre es una apuesta segura.

 

 

Palabras mayores son el dumpling de cangrejo con chupe (una sopa que elaboran con las cabezas del marisco y que remata a la perfección el plato), por un lado.

 

 

Y el curry verde de carrillera con su sabor intenso y picante, por otro.

 

 

El buen trabajo en la carta se muestra claramente en los helados, uno de albahaca y otro de lemongrass, que combinan en armonía la originalidad de la propuesta, la intensidad de los sabores y la belleza cromática de sus presentaciones.

 

 

Sasha Boom es uno de esos sitios en los que, por el mismo precio, pasas un buen rato en la mesa y, además, te transportan a otros rincones del planeta.

Bon Appétit!