restaurante yayo daporta

20 Dic Yayo Daporta

La ría de Arousa alberga algunos de los productos de mejor calidad que el mar puede ofrecer: mariscos y pescados con calibres que en las grandes ciudades alcanzan precios astronómicos. Y junto a esas aguas están afincados cocineros de gran prestigio como Pepe Solla, Javier Olleros, Pepe Vieria o el que nos ocupa en cuestión, Yayo Daporta.

En un céntrico enclave de Cambados, el chef abre las puertas de su casa para ofrecer una experiencia impecable, tanto en su delicada cocina como en el carácter íntimo y tranquilo del local. Para abrir boca nos sirve un sabroso paté de aceitunas y anchoas.

 

 

El resto de plato de platos dejarán patente la magnífica suma de técnica y producto que maneja en su restaurante Yayo Daporta. Como la suave brandada de bacalao, sobre un crujiente de choco y acompañada por una sardina ahumada.

 

 

O el caldo gallego: con sus fabes, chorizo, grelos y carne camuflados de forma individual en esferas, y cuyo sabor estalla cuando te lo llevas a la boca. Un plato del estilo al del ravioli de alubia de Tolosa de Diego Guerrero.

 

 

Infalible también es uno de sus platos ya clásicos, el dúo de terrinas de foie-gras (con queso de Arzúa y calabaza caramelizada y con un ravioli de membrillo relleno de yogur)

 

 

El disfrute seguiría con un nuevo plato de cuchara, el consomé de pescado al azafrán con raviolis de algas rellenos de marisco.

 

 

Luego fue el turno para un muy logrado huevo de corral, patata y chorizo.

 

 

Para pasar entonces al pescado. Una merluza al vapor con almejas al natural y wakame, que, sin duda, traía un poco del mar a la mesa.

 

 

El plato de carne fue un sensacional cabrito asado en su jugo con crema de garbanzos.

 

 

Y para rematar una noche de júbilo, un postre goloso a rabiar. Cremoso de chocolate con galleta de cacao y helado de chocolate.

 

 

Si ya he dejado claro anteriormente el gran nivel de la cocina de Yayo Daporta y la excelente materia prima que utiliza, no me puedo olvidar del servicio, muy atento y agradable.

Bon Appétit!