Tortilla de patatas con txangurro en en restaurante Fuego

12 Ene FUEGO: bocados al calor de los rescoldos

El restaurante ‘Fuego’ es una auténtica oda a las brasas, la parrilla y los ahumados. El segundo pilar de un proyecto basado en los cuatro elementos de la naturaleza y del que ya te hablé en mi visita a ‘Aire‘.

Al poner un pie en el restaurante ‘Fuego’ lo primero que llama la atención es lo reducido de un espacio decorado con elegancia y aprovechado al máximo. Al fondo del salón, una cocina vista atrae las miradas.

Primero, porque es la sala de máquinas de dónde salen pequeñas joyas como la famosa tortilla de patatas con txangurro y, segundo, porque su excelente aislamiento que impide que los olores campen a sus anchas.

Comedor del restaurante Fuego

Mientras ojeaba con entusiasmo una carta breve, variada y muy atractiva (¿qué más se puede pedir?), nos sirvieron un aperitivo con forma de huevo poché con parmentier. Este aperitivo y el foie mit-cuit que pedimos fue lo menos memorable de la noche, correcto pero sin gracia en el caso del huevo y ligeramente frío el foie.

Huevo poché con parmentier en restaurante Fuego

Foie micuit en restaurante Fuego

Como tenía claro que no me iba ir de ‘Fuego’ sin probar la tortilla de patas con txangurro, el segundo entrante era el más esperado. Cuando lo pruebas entiendes porqué se ha convertido en un plato estrella, la mezcla de la tortilla, cuajada en la concha, con el propio centolla es deliciosa. Si tuvieran una zona de barra pasaría todas las semanas a tomarme una.

Tortilla de patatas con txangurro en en restaurante Fuego

De un plato mítico pasamos a otro: un suave y sabroso steak tartar que luce con gracia ese toque ahumado que  tan bien manejan en el restaurante ‘Fuego’. Y para no romper este ‘in crescendo’ en el disfrute, unos chipirirones a la brasa sobre arroz verde al que el toque crujiente del puerro frito le iba de perlas.

Steak Tartar en en restaurante Fuego

Chipirones a la brasa sobre arroz verde en en restaurante Fuego

A estas alturas, de las brasas sólo quedaban los rescoldos y era un momento idóneo para endulzar la noche con convincente tarta de queso con helado de frambuesa (con las tartas de queso me pasa lo mismo que con el foie; el helado, o la mermelada, me sobra)

Tarta de queso y helado de frambuesas en restaurante Fuego

Un buen punto final para una historia amor forjada con fuego.

Bon Appétit!

No Comments

Post A Comment